Pantalla de Fósforo Verde

Pantalla de Fósforo Verde

30 años de historia de HSI nos han dado para vivir muchos cambios tecnológicos. Aquí otro artículo sobre nuestra serie “¿Te acuerdas de…?”

¿Te acuerdas de la película Matrix?

Pues nuestro post de hoy tiene mucho que ver con esas pantallas de letras verdes que corrían hacia abajo, interpretando nuestro mundo real (¿o era el ficticio?)

Hoy vamos a hacerle el homenaje a las pantallas de Fósforo Verde.

Para los más jóvenes deciros que antes no había color en las teles de casa, era en blanco y negro. Y en los ordenadores no era mucho mejor. Alguien decidió que había que darle un toque de glamour a los monitores y se decidió que el mejor color para hacerlo sería el verde. Pero no un verde cualquier. No no. Verde Fósforito. Toma ya!

Así es amigos, los monitores tenían dos colores. El negro para el fondo, y las letra de color verde. Y punto, nada más. Entonces no había imágenes que ver en la pantalla, ni fotos que compartir, ni nada que no fuera texto. Los que habéis o estáis trabajando con AS/400 sabéis perfectamente de que hablamos.

Lo más destacado de las pantallas de fósforo verde

Lo más destacado de aquellos monitores era que, como los dejases con una pantalla fija mucho tiempo, se quedaba grabado a fuego y ya no se iba. Si te habías dejado un texto en pantalla, ese texto ya no se borraba. Quemaba la pantalla y ya podías leer ese texto siempre.

Y la otra pega que tenían era que al tener tanta potencia el fósforo, se acababan quemando (literal).

En aquella época también surgieron otros monitores con colores como gris y ámbar

¿Que es el “ghosting” ?

Bien, si no sabéis lo que es, en un momento os haréis una idea… el ghosting es un efecto que se produce por culpa de la alta intensidad de los fósforos, donde la luminiscencia de los contenidos de la pantalla se pueden seguir viendo después de que la pantalla se haya borrado. Tal y como se evidencia en varias películas, como por ejemplo Matrix.

¿Te acuerdas de los Diskettes ?

¿Te acuerdas de los Diskettes ?

30 años de historia de HSI nos han dado para vivir muchos cambios tecnológicos.

Aquí el primer artículo sobre nuestra serie “¿Te acuerdas de…?

1 Mega, 1 Giga, 1 Tera……y en la palma de la mano…..

Pobres. Ya nadie se acuerda de ellos. Y sin ponernos muy nostálgicos recuerdo dos cifras 720 y 1,44.

Pues sí. Me refiero a los diskettes. Esos trozos de plástico cuadrados que inundaban nuestros escritorios. Cada uno con su pegatina bien puesta y con su título correspondiente. Y si contenía algo importante, sobre todo con la pestañita negra bajada, para que no se pudiese sobrescribir.

En su época eran el mejor sistema de almacenamiento extraíble y portable, sobre todo cuando los diskettes de 5 1/4 dejaron paso a los de 3 1/2, más pequeños y con el doble de capacidad (720 Kb Wow!!). ¿Recordáis el ruido que hacían cuando se estropeaban? Sonada un golpe seco dentro de la diskettera y en ese momento te quedabas paralizado, blanco como la leche, y empezabas a rezar para que no se quedase encallado.

Poco después surgieron los diskettes de “Doble cara” que doblaban la capacidad llegando a los 1,44Mb. Por primera vez se había traspasado el mega de capacidad.

Ahora sería difícil encontrar un ordenador que tuviera diskettera de 3 1/2, aunque todavía queda algo.

La diskettera, otro artilugio de museo solo apto para retros.

CURIOSIDADES:
  • Contaban con un espacio bastante reducido, pero enorme para la época en la que fueron diseñados.
  • Eran muy delicados, ya que eran vulnerables a la suciedad y a los campos magnéticos externos, por lo que dejaban de funcionar con el tiempo o sino por el deterioro del mismo.
  • Desde que aparecieron los ordenadores personales surgió la necesidad de contar con otros medios de almacenamiento para trasladar datos y archivos de un dispositivo a otro.